Dolor muscular

Todos sufrimos alguna vez en nuestra vida dolor muscular, este dolor puede tener su origen en diversos factores y crear una sintomatologia similar. Teniendo en cuenta que el 60 por cien de nuestro peso es tejido óseo y muscular podemos decir que prácticamente el 60 por cien de nuestra salud depende de músculos y huesos.

 Podemos clasificar distintos orígenes del dolor.

 Podemos encontrarnos que sea el propio músculo el afectado y sea su vientre (zona central del músculo eliminando tendones) normalmente se produce una isquemia (deficiencia del riego sanguíneo) y como consecuencia, espasmos musculares, contracturas, roturas de fibras…

 El periostio puede ser otro de los orígenes del dolor, es la vaina que envuelve el hueso donde se inserta el músculo a través de su tendón, si este está excesivamente contracturado y con tensión tenderá a desprender el periostio del hueso, causando inflamación y lesiones tendinosas reiterativas como puede ser el caso del codo de tenista, epicondilitis.

 Bloqueo articular, la articulación puede quedar restringida de su movimiento natural por una mala articulación, descompensación muscular o traumatismo. es importante restaurar el equilibrio articular cuanto antes para evitar futuros daños musculares.

 Irritación nerviosa, se produce a nivel vertebral o bien desde alguna articulación inflamada o bloqueada como hemos descrito en el punto 3, también por contracturas crónicas. Todo tejido blando que reciba información nerviosa del nervio afectado acabará sufriendo y creando un esquema de lesión que sigue fielmente el recorrido del nervio. Por ejemplo, problemas cervicales que producen dolor irradiado y adormecimiento de la mano.

 Es posible que el lector pueda identificarse en alguno de los puntos descritos. Aconsejamos la opinión de un profesional de su confianza y no obviar las molestias musculares por leves que sean, pues indican una disfunción en su organismo que puede agravarse con el tiempo y complicando así su recuperación.

El blog dePiesyManos tiene un carácter informativo. No pretende, ni puede ser considerado o sustituido por un diagnóstico médico. Consulte con su médico siempre cualquier consejo que desee tomar.